Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

Introducción: Red CEMAS

RED DE CONTROL DEL ESTADO DE LAS MASAS DE AGUA SUPERFICIALES (CEMAS)


■  ESTADO DE LAS MASAS DE AGUA.

■  PROGRAMAS DE SEGUIMIENTO.


 

ESTADO DE LAS MASAS DE AGUA. 

Fotografía del Río Viejas

 

       La Confederación Hidrográfica del Tajo lleva a cabo un control sistemático de la calidad físico-química y biológica de las aguas superficiales de la cuenca del Tajo. Estos controles consisten en la realización de muestreos sobre una red de puntos fijos en los que se efectúan medidas in situ y determinaciones analíticas.

 

     Dichas determinaciones se llevan a cabo en el Laboratorio de Análisis de Aguas de la Confederación y otros Laboratorios dados de alta en el Registro de Entidades Colaboradoras.

     Estos controles están encaminados a la verificación del cumplimiento de la Directiva 2000/60/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas (DMA), así como otras directivas relativas a la Calidad de las Aguas Superficiales.

     Durante el año 2007 se han puesto en marcha los programas de seguimiento del estado de las masas de aguas superficiales, establecidos durante el año anterior, conforme a lo dispuesto en el artículo 8 y el anexo V de la DMA.

     A continuación se presentan alguna de las redes de control existentes en la cuenca del Tajo, una vez adaptadas a los criterios de la directiva Marco, consiguiendo a través de ellas controlar tanto indicadores biológicos, físico-químicos como hidromorfológicos:

 

1.- Red de Control de Calidad General Físico-Química

 

2.- Red de Control de Zonas Protegidas

  • Control de abastecimientos/aguas prepotables
  • Control de vida piscícola
  • Control de aguas de baño
  • Control de zonas sensibles
  • Control de zonas vulnerables 

 

3. Red de Control Biológico 

Fotografía de un control.

     La Directiva 2000/60/CE (DMA), de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, entró en vigor el 22 de diciembre del año 2000.

 

     Una de las principales novedades que introduce esta Directiva es incorporar el estado del ecosistema como parámetro integrador de la gestión de las aguas.

 

     Como consecuencia de la entrada en vigor de la DMA, el concepto de calidad de las aguas ha superado lo básicamente fisicoquímico, para dar paso a una idea más global que integra todos los componentes del ecosistema acuático, tanto bióticos como abióticos, en el seguimiento de la calidad de las aguas superficiales.

 

 

Estado de las masas de agua

      El art. 2 de la DMA define el “estado de las aguas superficiales” como la expresión general del estado de una masa de agua superficial, donde éste queda determinado por el peor valor de su estado ecológico y su estado químico.

     El objetivo último de la DMA es conseguir el buen estado de todas las masas de agua para el año 2015. Para el caso de las masas de agua superficiales, el buen estado se define como el estado alcanzado por una masa de agua superficial cuando tanto su estado ecológico como su estado químico son, al menos, buenos.

     La DMA otorga una mayor importancia a los indicadores biológicos frente a los otros dos tipos de indicadores (fisicoquímicos e hidromorfológicos), los cuales tienen la consideración de elementos soporte de la comunidad biológica.

     Para evaluar el cumplimiento de los objetivos medioambientales es necesario llevar a cabo el seguimiento del estado de las masas de agua superficiales a través de la Red CEMAS, que, a su vez, sirve para valorar la eficacia de los programas de medidas. 

 
 

1. Estado Ecológico

      El estado ecológico es una expresión de la calidad de la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos asociados a las aguas superficiales. Así, la calidad de las aguas ya no se establece únicamente según la presencia o no de determinados contaminantes, sino en función de su estado ecológico es decir, de la combinación de: 

 - Indicadores biológicos.

 - Indicadores hidromorfológicos.

 - Indicadores fisicoquímicos. 

 
 

2. Estado Químico 

     La clasificación del estado químico de las masas de agua superficial vendrá determinado por el cumplimiento de las “Normas de calidad ambiental para sustancias prioritarias y para otros contaminantes”, recogidas en el Anexo I de la Directiva 2008/105/CE y el Real Decreto 60/2011.

 

 

3. Valoración del Estado de las masas de agua 

    El estado de una masa de agua se puede entender como el grado de alteración que presenta respecto a sus condiciones naturales. Para evaluar el estado de una masa es necesario tener en cuenta su estado ecológico y su estado químico; el peor valor de ambos estados determinará el estado final de la masa, es decir, para que el estado sea bueno, tanto el estado ecológico como el químico, deben ser buenos. 

 
 
Diagrama de valoración del estado de las masas de agua. 
 
  
 
 

PROGRAMAS DE SEGUIMIENTO DEL ESTADO DE LAS AGUAS SUPERFICIALES. 

       La red de seguimiento de las aguas superficiales se ha establecido de acuerdo con los requisitos contemplados en el artículo 8 de la DMA, de tal manera que ofrezca una visión general coherente y completa del estado ecológico y químico de la cuenca hidrográfica y permite la clasificación de las masas de agua en cinco clases de acuerdo con las definiciones normativas del Anexo V de la DMA, que son: 

- Muy bueno

- Bueno

- Moderado

- Deficiente

- Malo 

 

    La Demarcación Hidrográfica del Tajo debe establecer:

- Un programa de reconocimiento inicial (control de vigilancia)

- Un programa de seguimiento ordinario (control operativo)

- En algunos casos, poner en práctica programas de control de investigación

 

    En esta red se medirán los parámetros representativos del estado de cada indicador de calidad pertinente. En la selección de los parámetros para los indicadores de calidad biológicos, los Estados miembros deberán identificar el nivel taxonómico necesario para obtener una fiabilidad y precisión adecuadas en la clasificación de los indicadores de calidad.

 

Selección de los indicadores de calidad 

Control de Vigilancia

  • Los parámetros representativos de todos los indicadores de calidad biológicos.

  • Los parámetros representativos de todos los indicadores de calidad hidromorfológicos.

  • Los parámetros representativos de todos los indicadores generales de calidad fisicoquímicos.

  • La lista prioritaria de los contaminantes que se descargan en la cuenca o subcuenca, y otros contaminantes que se descargan en cantidades significativas en la cuenca o subcuenca, salvo en caso de que el ejercicio anterior de control de vigilancia haya demostrado que la masa en cuestión ha alcanzado un buen estado y que a partir del examen de la incidencia de la actividad humana no existan indicios de que se hayan modificado las repercusiones sobre la masa.

 Control operativo

     A fin de evaluar la magnitud de la presión a la que están sometidas las masas de agua superficial, se efectuará un seguimiento de los indicadores de calidad que muestren las presiones a las que la masa o masas están sometidas. Para evaluar el impacto de dichas presiones, los Estados miembros controlarán, según proceda: 

- Parámetros correspondientes al indicador o indicadores de calidad biológicos más sensibles a las presiones a las que estén sometidas las masas de agua.

- Sustancias prioritarias vertidas y los demás contaminantes vertidos en cantidades importantes.

- Parámetros correspondientes al indicador de calidad hidromorfológico más sensible a la presión detectada.